Humanos: las mascotas de los gatos

¿Quién no se quedado hipnotizado alguna vez viendo los andares sinuosos de un gato? Y es que ya lo dijo no sé quién, que vivir con gatos es la manera que tenemos de ver de cerca a los tigres.

gatos y tigres

Pero si tanta fama tienen de independientes y de utilizar a los que les alimentan y cobijan, ¿qué es exactamente lo que engancha a los humanos a convivir con ellos?

Una de las cosas que primero descubre el humano que tiene la suerte de vivir con un gato es que se encuentra ante un cazador, por mucho que sea un felino tranquilo, incluso de esos que nunca salen de los hogares, jamás pierden su instinto de caza y suelen traer sus trofeos y dejarlos como ofrenda de amor a los pies de la cama de sus compañeros humanos, un ratoncito, algún pobre pajarillo…

Cuando un gato vislumbra a través de la ventana a un pajarito posado en la rama de un árbol cercano, se queda fijo observándolo y su ansia por capturarlo se anticipa a lo que sucederá y comienza a emitir un ruido, que conocen bien los que conviven con ellos, es como un ñec, ñec, ñec, mientras les tiembla la barbilla, y eso se debe a que en su interior ya están saboreando su presa.

Gato caza

Los gatos son los peores enemigos de la lectura, permitirán que hagas casi cualquier cosa en tu hogar a excepción de dos de ellas, leer en cualquier soporte, libros, revistas, hasta ebooks… y estar frente a tu ordenador. Puedes haber estado haciendo cualquier otra cosa y tu felino no se habrá acercado a ti, ahora bien, si abres un libro allí aparecerá él para situarse irremediablemente entre tus ojos y la lectura, o sentarse directamente encima del libro o revista; lo mismo ocurre con el teclado que se vuelve de pronto el más confortable de los sillones.

Deja los productos químicos con Mascotazen

Todos los que hemos tenido la suerte de vivir con un gato sabemos que son auténticos maestros del escondite. Siempre eligen ese peor momento cuando tienes que marcharte de viaje con él, tienes ya las maletas cargadas en el coche que está en doble fila, y tu querido felino desaparece por arte de magia, y ya puedes ponerte a rebuscar por los rincones más recónditos que no aparece… pero ¿cómo es posible? Y porque tienes muy claro que no ha podido salir de casa que si no jurarías que no está. Cuando tu contador de paciencia ya se ha dado la vuelta veinte veces, los vecinos no dejan de pitar debido a tu coche en doble fila, de pronto, en un armario que has mirado, sin exagerar veintisiete veces te parece percibir un pequeño brillo al fondo en la oscuridad… y sí, allí está él, agazapado detrás de una montaña de sábanas dobladas, mirándote.

Gato armario

¿Y si se ha metido en una habitación de la que quieres que salga? Sólo hay una fórmula posible para el éxito: psicología inversa. Ciérrale la puerta de esa habitación, a los quince segundos le tendrás maullando y rascando la puerta desesperado por salir.

Pocas mascotas (menos mal que no saben leer y no ven que les llamo mascotas) son tan dignas como los gatos. Cuando un gato se ofende o se enfada con su humano es capaz de lanzarle la más despreciativa de las miradas y no interactuar con él durante más de una semana. Tras un viaje por ejemplo, en el que el gato se ha tenido que quedar en casa, tras la vuelta del humano, éste le mirará con desprecio y hasta le girará la cara. Tras unos días de castigo, de pronto se lanzará a los brazos de su humano exigiendo mimos y caricias y maullando desesperadamente.

Gato con chica

A los gatos no les gustan los cambios en su territorio, de hecho hay casos documentados en los que se ha diagnosticado estrés por motivos tan banales como un cambio en la orientación de un sofá, la llegada de un perro al piso de otro inquilino e incluso por cambios en la decoración tales como cuadros cambiados de sitio! Y ese estrés puede traducirse en comportamientos no deseados como orinar sobre el sofá, la cama, etc, agresividad, conductas compulsivas, acicalamiento en exceso o defecto, etc. Para solucionarlo lo mejor es acudir a un buen etólogo.

Cuando realmente se nota que tenemos un tigre en casa, es a la hora de los juegos. Se puede reconocer fácilmente a alguien que convive con gatos por las marcas de sus brazos. Los felinos arañan, muerden y hasta dan puñetazos, con una rapidez de reflejos tal que es imposible no resultar alcanzado y marcado por ellos. Sus colmillos recuerdan a veces a los de los tigres sable, dado su tamaño en proporción. Por eso lo mejor, es armarse de un plumero, un palo con una cuerda y una bola de papel en el otro extremo y deleitarse con su extrema agilidad, la elegancia de sus movimientos, sus volteretas en el aire y su capacidad para caer siempre de pie. Y son tan bonitos sus movimientos que a pesar de estar ocurriendo a toda velocidad a veces parece un ballet en cámara lenta.

Gato saltando

Como todos sabemos los gatos cuentan con uñas retráctiles que necesitan afilar bastante a menudo. Y si no quieres que te arañen esa vitrina del siglo XVII tapizada con terciopelo, o el mejor de tus sofás o alfombras, más te vale que llegues a un acuerdo con él de donde sí y donde no, debe afilarse. Se trata de conocer al felino porque cada uno tiene sus preferencias: troncos de árbol forrados con cuerdas, rascadores comerciales o incluso trozos de moqueta clavados en la pared.

Es conveniente castrar a los gatos por muchísimas razones, pero si nos resistimos por lo que sea, ellos se ocuparán de hacernos ver la conveniencia de esterilizarles: el marcaje. Los gatos enteros segregan un líquido de un olor muy, pero que muy penetrante que tendrán la amabilidad de dispersar por todo nuestro hogar y todo el barrio, o sea, su territorio. El olor es tan intenso que dudo que muchos humanos puedan soportarlo y se avengan a convivir con machos enteros. Y es que ya se sabe que la llamada de la naturaleza es muy poderosa.

Y si a veces nos quedamos dormidos en el sofá, o viendo la tele, o cualquier cosa parecida, de pronto nos sentiremos observados y veremos a nuestro minino sentado, mirándonos fijamente durante horas y eso forma parte de la adoración que sienten por sus familias humanas.

Gato observando

Y tú, ¿quieres compartir tu experiencia con nosotros

¿Qué es lo que te engancha de vivir con los gatos?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
 

Author: Malmor

Share This Post On
468 ad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies